VENTANITA Homenaje de Rosa a Santa Rosa de Lima

Ventanita con la que Rosa Celorio  festeja a Rosa la Santa con rosas rojas y rosas: pasión y amor profundo, en una belleza de vitrina.

Para la patrona de Lima Perú, papel picado en formas y tiritas, y limas de Malinalco que empiezan a madurar precisamente por la fecha en que Rosa celebra a Rosa con esta escenografía en miniatura que compartió con nosotros.

¿Quién es Santa Rosa de Lima?

Esta historia nos dice algo de cómo se predicaba la religión a la llegada de los españoles.

Su nombre de bautizo fue Isabel Flores de Oliva.  Era una niña mestiza nacida en el Perú virreinal,  que  vivió en el mismo siglo en que los españoles asentaron sus reales en América, de 1586 a 1617.

Cuarta de trece hermanos, de pequeña lastimaba su cuerpo porque le habían dicho que así agradaba a Dios, hasta que enfermó de fuertes reumas que tardaron mucho tiempo en quitársele.

Pasaba sus días trabajando en la huerta familiar y cosiendo hermosos bordados por encargo.

Al hacerse mayorcita llegaban los pretendientes a visitarla. Muy molesta por ello, se cortó el cabello, se echó pimienta en la cara, los rechazó y se prometió ser virgen toda la vida.

Quería irse de monja pero su papá no la dejó. Un padrecito la convenció de cambiar su nombre por el de Rosa, y con este nombre ella se hizo Terciaria de los Predicadores de Santo Domingo: sin ser monja, se comprometió a seguir los principios de esta orden.

Al fondo de la huerta familiar construyó una ermita y se fue a vivir allí, saliendo sólo para ir a la iglesia y a catequizar a los incas y esclavos de la ciudad.

Sobre su cabeza ceñía una corona de plata con pequeñas espinas que le hacían daño, imitando la que portaba Cristo cuando lo iban a matar.

Santa Rosa de Lima imagen

 

Un día, mientras rezaba en el templo a la virgen del Rosario, sintió que el Niño Jesús le habló:

— Rosa de mi corazón,  yo te quiero por esposa.

— Aquí tienes Señor a tu humilde esclava– se hizo escuchar por Él.

Pasó el tiempo y su fama de santa corrió.

Tiene 31 años de edad cuando muere de tuberculosis.

A su entierro va casi toda la población de Lima. Muchos le arrancan pedazos de su ropa para llevárselos como reliquia.  A pesar de que guardias del virrey custodian sus restos, tres veces tienen que cambiarle los hábitos y alguien incluso logra llevarse de recuerdo un dedo del pie.

Es patrona del Perú y de los tuberculosos.  Se le festeja el 30 de agosto.

 

Publicado por martaalcocer

Videoasta, investigadora, periodista, bloggera. Hoy, busco las raíces profundas de donde vivo e intento reunirlas, reconstruirlas y compartir las historias y situaciones interesantes de la región de Malinalco, microcosmos de México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: